viernes, 15 de marzo de 2013

ORGONITE



La creación del orgonite u orgonita es atribuida al Dr. W. Reich en la época de los años 30. Este psicoanalista de orígenes freudianos, denomina orgón o energía orgónica a la fuerza vital universal (también llamada Qi, prana...). 
Don y Carol Croft, en el año 2000, incluyeron los cristales de cuarzo a la fórmula original, consiguiendo genera run campo etérico muy poderoso, capaz de transformar energía perjudicial para la salud en energía altamente positiva.

La energía orgónica
Es la energía de la vida cósmica, energía etérica. Engloba el concepto de sustancia sin masa omnipresente, vinculada con la energía vital y no con la materia inerte. 
Según el Dr. Reich, sus propiedades básicas son: 
  • se encuentra e irradia de toda la materia
  • se puede ver, sentir, medir y fotografiar. Es una energía física real
  • es la energía vital cósmica primaria, primordial
  • sus funciones aparecen en toda la creación (microbios, animales, nubes de tormenta, huracanes y galaxias)
  • estamos inmersos en ella, al igual que los peces están inmersos en el agua
  • es el medio que comunica la emoción con la percepción; es el medio a través del cual los seres humanos estamos en conexión con el Universo y la vida
Esta energía existe en la Naturaleza en forma positiva, negativa y neutra. Hablamos de energía orgónica positiva a la  "ordenada", aquella que está relacionada con los bosques, las montañas, el campo..., y negativa, a la "caótica", la que se organiza alrededor de las ciudades, en las fábricas, en las centrales nucleares, la tecnología...


Orgonite    
El orgonite es un transmutador de energía, es decir, transforma la energía electromagnética en energía positiva generando efectos beneficiosos sobre los organismos vivos (personas, animales y plantas) y favoreciendo el equilibrio energético.
Es una pieza sólida formada por resina, metal y cuarzo:
  • El metal actúa como antena receptora de las ondas electromagnéticas que nos rodean (móviles, ordenadores, antenas, centrales eléctricas y nucleares...). 
  • La resina hace la función de acumulador de toda esa energía. 
  • Finalmente, el cuarzo, gracias a sus propiedades piezoeléctricas, la transforma en ondas ordenadas vitales y positivas. 

Se pueden llevar encima (colgantes, anillos, pulseras...) o bien, colocarlos en habitaciones donde tenemos aparatos eléctricos enchufados o en la mesita de  noche para facilitar el descanso nocturno.
También se utilizan como elementos complementarios en Feng-Shui, Reiki, piramidología…
Se les puede añadir gemas curativas en su fabricación para conseguir efectos más concretos. Por ejemplo, aquellos que contienen amatista son ideales para la meditación.

Si estais interesados, podéis encontrarnos todos los primeros domingos de mes en la Fira d'Artesania de Poblenou.