miércoles, 10 de octubre de 2012

HERPES LABIAL


INTRODUCCIÓN
El herpes labial es una infección común que se localiza principalmente en labios, pero que  también puede afectar a la boca y las encías. Esta causada por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS1) que provoca la aparición de pequeñas ampollas dolorosas, llenas de líquido, que se forman, más habitualmente, en los bordes de los labios.
Si bien es verdad que algunas personas no presentan síntomas de la infección, otras desarrollan llagas dolorosas y desagradables que duran más allá de una.
Los primeros síntomas suelen ser ardor, prurito (picazón) y sensación de hormigueo. Luego, aparecen las ampollas. Una vez pasada la fase de exteriorización, la infección se mantiene latente en los nervios, es decir, no se cura, pero no se manifiesta, pudiéndose reactivar y padecer un brote en cualquier momento. Suele ocurrir cuando sufrimos una bajada de nuestras defensas (periodos de estrés, resfriados, fiebre…) o cuando vivimos una situación emocional difícil.
El VHS1 es la causa del herpes oral, mientras que el VHS2 normalmente causa herpes genital. Sin embargo, a través de las relaciones sexuales, el VHS1 puede causar infecciones en la zona genital y el VHS2, en el área bucal. Este virus se transmite de persona a persona al entrar en contacto directo con zonas infectadas. No es necesario tener una lesión abierta para diseminar la infección. Además, la mayoría de las personas no saben que están infectadas ni que podrían estar transmitiendo la infección.
El tratamiento alopático estándar es aciclovir oral. Este medicamento no curan la infección, pero puede disminuir la duración de los brotes y hacerlos más leves. Como efectos adversos, puede causar náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, urticaria, cefalea…

ABORDAJE NATUROPÁTICO
1. RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

     Se sabe que el aminoácido lisina ayuda a prevenir o atenuar la aparición del VHS, mientras que el aminoácido arginina la favorece.

 

Aunque es difícil realizar una dieta de este tipo debido a que la mayoría de alimentos que contienen lisina, también tienen arginina, podríamos considerar unos pequeños cambios en la dieta, sobre todo durante el brote herpético, que pueden ser beneficiosos:

 

·         Consumir alimentos ricos en lisina: levadura de cerveza, algas, soja, huevos y pescado (bacalao y sardinas)

 

·         Evitar alimentos ricos en arginina: nueces, cacahuates, anacardos, coco, sésamo, avellanas, germen de trigo y chocolate

 

2. COMPLEMENTOS
·         Como la aparición de la infección se asocia a inmunodepresión, sobre todo, cuando es recurrente, uno de los complementos que podríamos utilizar para tratarla sería un compuesto de betaglucanos de setas
·         Ya que mediante la dieta es complicado conseguir un aporte elevado de lisina y bajo de arginina, suplementaríamos con lisina (esto también contribuiría a prevenir la recurrencia)
·         Vía tópica, la aplicación de pomada de citronela ha demostrado buenos resultados, así como la pomada de ácido glicirrícico

Esto son solo unas indicaciones generales y, por supuesto, se debería consultar a un experto para individualizar el tratamiento.