domingo, 26 de diciembre de 2010

LOS CEREALES (2ª PARTE)

Los cereales son un grupo de plantas dentro de otro más amplio, las gramíneas. Su característica principal es que su semilla y su fruto son prácticamente la misma cosa: los granos de los cereales.


Cada cultura y región geográfica del planeta, consume un tipo de cereales concreto creando, en torno a ellos, toda una cultura gastronómica. En Europa, el más consumido es el trigo; en América, el maíz; en Asia, por supuesto, el arroz; y en África, son el sorgo y el mijo.

Si bien, todos los cereales tienen propiedades nutricionales comunes, cada variedad posee características propias que merece la pena conocer.


VARIEDADES DE CEREALES

ARROZ
Es el cereal más consumido. Existen casi 10.000 variedades, dependiendo del clima y suelo donde se cultiva.

Aporta un 7% de proteínas, aunque es deficiente en lisina (aminoácido esencial). Es rico en selenio, magnesio, potasio, fósforo, vitaminas del grupo B (B1,B2,B3, B9...) y vitamina E. No contiene gluten.

Es el cereal más equilibrado y de mejor asimilación, lo que lo hace muy recomendable para personas de todas las edades. Al no dejar residuos metabólicos, es muy útil en dietas curativas. También tiene cierto efecto hipotensor.

El arroz basmati tiene más vitaminas y minerales que otras variedades.

A nivel energético, diferenciaremos el arroz de grano largo, más adecuado para el verano; el de grano medio, para consumir preferentemente en primavera y otoño; y el de grano corto, mucho más idóneo para nuestros platos invernales.

MAÍZ
Los granos de maíz tienen un contenido de proteínas entre 8-10%, pero son pobres en lisina y triptófano, ambos aminoácidos indispensables. No contiene gluten.

Es el cereal más Yin, por lo que deberíamos dejarlo para el verano.

Contrarresta la acidez de estómago y tiene una acción reguladora de la glándula tiroides.

AVENA
Es el cereal de composición química más compleja. Además de almidón, grasas, lecitina y 6 de los 8 aminoácidos esenciales para la vida, contiene saponina, principio activo al cual se le confieren muchas de sus virtudes medicinales y que permiten su utilización en cosmética.

Es el cereal del invierno por excelencia, mejora la resistencia al frío, aunque se debería evitar en presencia de mucosidades. Es muy energético (muy rico en proteínas y grasa vegetal: 70% de á.g. insaturados y un 40% de ácido linoleico), lo que lo hace ideal para personas que desarrollan un intensa actividad física o en periodos de debilidad energética.

Su fibra insoluble resultan de extraordinaria importancia para una buena digestión, combate el estreñimiento, el colesterol y la diabetes.

CEBADA
Es rica en calcio, potasio y fósforo, así como en vitamina A y E.

Alimento remineralizante, digestivo, refrescante, activa el hígado y conveniente para los nerviosos. Es depurativa, diurética y tónica cardiaca. Tiene propiedades calmantes, especialmente, para inflamaciones digestivas y urinarias.

MIJO
Es uno de los cereales que más hierro y magnesio aportan. También lecitina, por lo que se recomienda en casos de debilidad física o psíquica, fatiga intelectual. Es un cereal con un bajo contenido en vitamina B3. En cambio, su contenido en vitaminas B1, B2 y B9 triplica al de otros cereales, por lo que es muy apropiado para regenerar el sistema nervioso y para las mujeres embarazas o en periodo de lactancia. Contiene ácido silícico, necesario para el buen estado de nuestra piel, uñas y pelo.

No contiene gluten.

Es el cereal más Yang, por lo que es más propio del invierno. Gran alcalinizante sanguíneo.

PSEUDO CEREALES
Son unos alimentos que, si bien botánicamente no podemos decir que sean cereales, tienen características muy similares a éstos.

AMARANTO
Contiene proteínas de alto valor biológico (tiene lisina y metionina, aminoácidos poco presentes en los cereales), de ahí que su aprovechamiento proteico llegue al 74% (el de la carne es del 60%). El germen ocupa el 30% de su peso y es rico en fósforo, fibra, hierro, calcio, potasio y vitamina E.

Alimento a tener en cuenta en situaciones de anemia, desnutrición y osteoporosis.

QUÍNOA REAL
Extraordinario contenido en proteína de alto valor biológico, pues proporciona todos los aminoácidos esenciales. No contiene gluten. Aporta apreciables cantidades de vitaminas C, E, B1, B2, B3 y Ácido fólico.

Muy digestiva y ligera. Posee propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes.

TRIGO SARRACENO O ALFORFÓN
Alimento de invierno, pero no de uso diario, porque es muy Yang, muy contractivo; no dar a niños muy pequeños.

Es un buen remedio para eliminar exceso de líquidos corporales (edemas, retenciones...).

Su consumo más habitual es en forma de fideos soba.

OTROS CEREALES
Por último, me gustaría referirme a este grupo de 4 cereales, aunque en realidad son 2, ya que la espelta y el kamut son subespecies antiguas del trigo que están ganando popularidad en nuestros días.

Son cereales con cáscara muy dura e indigesta, por lo que su uso más recomendado es en forma de harinas, pan y pasta a menos que tengamos un sistema digestivo suficientemente "en forma".

CENTENO
Fluidifica la sangre y aporta flexibilidad a los vasos sanguíneos, por lo que es útil en caso de hipertensión arterial y enfermedades vasculares.

TRIGO
Es uno de los cereales más rico en proteínas. Su consumo más frecuente es en forma de derivados: pan, pasta, bulgur, cuscús y seitán.

Por su alto contenido en selenio y vitamina E, ambos antioxidantes, es recomendable en enfermedades relacionadas con el aumento de radicales libres, como p.e. enfermedades cardiovasculares.

• ESPELTA
En comparación con el trigo, contiene mayor cantidad de carbohidratos, fibra, proteínas (de alto valor biológico), vitaminas B1 y B2 y de algunos minerales como el potasio, magnesio y cinc. Su aporte de grasa es escaso. Es más digestiva.

• KAMUT
Siempre cogiendo el trigo como referencia, contiene más cantidad de proteínas y grasas, pero algo menos de hidratos de carbono. Aporte interesante de vitaminas B1, B2 y sobre todo B3, así como de vitamina E y de los minerales calcio, magnesio, potasio, fósforo y hierro.

RECOMENDACIONES
- Los cereales más propios del invierno serían: trigo sarraceno, mijo, quinoa, avena y arroz de grano corto. Mientras que los del periodo estival serían: maíz, arroz de grano largo y cebada.

- Para poder beneficiarnos de sus diferentes cualidades, lo ideal es hacer un consumo variado, siempre teniendo en cuenta en qué estación del año nos encontramos.

- No comer fruta inmediatamente después de la ingesta de cereales para evitar la fermentación y disminución de la absorción de proteínas que se produciría

- Hacer una buena elección para aprovechar sus propiedades y corregir nuestros desequilibrios físicos y energéticos (exceso de líquidos, obesidad, frío, calor...).

viernes, 24 de diciembre de 2010

SOPA INVERNAL DE MISO

Ingredientes (4 personas):
• 1 cebolla picada fina
• 1 zanahoria cortada a medias lunas
• 1 nabo cortado a medias lunas
• 4 cucharadas de arroz integral de grano corto cocido
• 1 trozo de alga wakame de unos 5cm (remojar 15’, escurrir y cortar en trocitos)
• 1 cucharada de aceite oliva virgen
• 1 cucharada rasa de mugi miso
• 1-2 rodajas de jengibre
• cebollino fresco picado

Saltear la cebolla con el aceite y una pizca de sal durante 5’-7’. Añadir las verduras, el wakame, el jengibre y cubrir con el agua.
Hervir unos 15’-20’ a fuego lento.
Diluir el miso con un poco del caldo de la cocción y añadirlo a la sopa junto con el arroz. Seguir cocinando 2’-3’ más sin dejar que hierva.
Retirar el jengibre tras exprimirlo sobre la sopa.
Servir con un poco de cebollino espolvoreado por encima de cada ración.

Propiedades
• Remineralizante y alcalinizante
• Tonifica el riñón
• Facilita la digestión
• Ayuda a la regeneración de nuestra flora intestinal
• Ayuda a mantener una temperatura corporal estable en días fríos

Ideal como desayuno para aquellas personas que se levantan muy cansadas y con frío.

No es recomendable tomarla por la noche ya que tendría un efecto bloqueante sobre la energía del riñón.

lunes, 1 de noviembre de 2010

LOS CEREALES (1ª PARTE)

Cereal proviene de la palabra latina Ceres, diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad. Esta hija de Saturno y Ops, enseñó a los hombres el arte de cultivar la tierra, sembrarla, recoger el trigo y elaborar pan.

Los cereales han estado ligados al surgir de las civilizaciones en todo el mundo. Fue cuando el hombre consiguió cultivarlos que pasó de llevar una vida nómada a sedentaria.

Pertenecen a la familia de las gramíneas, a excepción del trigo sarraceno que es un pseudo cereal.
Son alimentos energéticos, nos proporcionan energía de calidad y estable. Tienen una gran importancia a la hora de conformar nuestra dieta diaria ya que, son, junto con las legumbres, los únicos alimentos que contienen todos los grupos de nutrientes importantes para nuestro organismo: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fibra.

CARACTERÍSTICAS NUTRICIONALES DE LOS CEREALES

Los granos de cereal contienen: 10-15% de agua, 70-76% de glúcidos (almidón), 8-12% de proteínas y 2-4% de lípidos (sobre todo en el germen).

Aunque principalmente tienen un papel de aporte energético, los cereales también aportan proteínas, son alimentos de construcción. Las proteínas de los cereales tienen una composición de aminoácidos esenciales sensiblemente inferior a la de las proteínas de origen animal, son deficitarias en lisina, por lo que, consumirlo con legumbre resulta especialmente interesante en dietas vegetarianas.

Sus hidratos de carbono son azúcares compuestos (polisacáridos), es decir, de absorción lenta. Su asimilación por el organismo, empieza durante la masticación gracias a la ptialina presente en la saliva y, tras una serie de etapas, se transformarán en glucosa, nuestra principal fuente de energía.

La fibra, contenida esencialmente en las envolturas externas del grano o salvado y mayoritariamente insoluble, no se asimila en el intestino delgado, no fermenta y sale inalterada. Son “fibras alimentarias” que favorecen el tránsito digestivo, contribuyen al efecto saciante e intervienen en los metabolismos glucídico y lipídico.

En cuanto a las vitaminas, todos los cereales tienen características similares: ausencia de vitamina A, C y D y, presencia de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6 y B8) y vitamina E.

En lo que se refiere a los minerales, comprendiendo oligoelementos, tienen un contenido elevado de potasio, fósforo, magnesio y silicio, pero un bajo contenido de calcio, hierro y zinc.

MODIFICACIÓN DE LAS CUALIDADES NUTRICIONALES DURANTE LA MOLIENDA
Las pérdidas nutricionales de un trigo son variables de un nutriente a otro, a causa de la heterogeneidad de su distribución en las diferentes partes constituyentes del grano. Estas pérdidas conciernen principalmente a los lípidos (contenidos en el germen, a menudo eliminado), los minerales y las vitaminas.

Mientras que una harina completa de trigo tierno contiene la totalidad de las vitaminas inicialmente presentes en el grano, una harina cuya tasa de extracción es del 75-80% retiene alrededor del 20% de la vitamina B6, 25% de B8, 30% de B3, 55% de B5 y 70% de vitamina E. Cuando la tasa de extracción es inferior al 70%, los contenidos de algunas vitaminas del grupo B, especialmente de tiamina, disminuyen mucho en relación con el contenido inicial de los granos.

Las pérdidas de minerales en la molienda del grano también son considerables. Para una harina de trigo tierno cuya tasa de extracción es del 75%, las pérdidas de sodio y fósforo son importantes, pero no suponen ningún inconveniente nutricional; en cambio, en el caso del magnesio, hierro y zinc, cuyos aportes totales en la ración suelen ser reducidos, estas pérdidas son lamentables.

Aproximadamente el 25% de los aminoácidos se pierden durante la molienda del grano en harina. Si bien el contenido de vitaminas, minerales y oligoelementos es reducido en la harina cuya tasa de extracción es baja, por contra la biodisponibilidad de estos mismos elementos puede verse afectada en las harinas cuya tasa de extracción es elevada. La biodisponibilidad del Fe y del Zn se reduce sensiblemente en presencia de fitatos (fibra no absorbible).

Por todo esto, deberíamos consumir de forma habitual el cereal en grano y tal como nos lo da la naturaleza, es decir, entero, con su cáscara. El consumo de harinas integrales y productos elaborados a partir de cereales (pan, pasta...) tendrían que ser de consumo esporádico.

A NIVEL ENERGÉTICO
Desde un prisma energético, los cereales son "semillas de vida", contienen toda la información que les transmite el sol y tienen capacidad de germinar.

Su energía es estable, lo que nos permite huir de los altibajos extremos, cambios emocionales e hiperactividad que nos provoca el consumo de azúcares refinados.

Su efecto energético sobre nosotros es contractivo, acidificante y calorífico.

CONSUMO Y PREPARACIÓN
El 50-55% de nuestra ingesta total diaria de calorías debería provenir de los hidratos de carbono. De estos, un 45% tendría que ser hidratos de carbono compuestos (cereales integrales, legumbres y verduras) y un 5-10% simples (frutas, zumos, endulzantes y productos refinados).

Como nos proporcionan energía estable y son un elemento básico en nuestra alimentación, deberían estar presentes en todas las comidas principales.

El primer paso en su elaboración es lavar el cereal bajo agua fría hasta que ésta salga limpia. Para una buena digestión y asimilación, hay que cocinar los cereales correctamente, es decir en el tiempo y con la proporción de agua adecuados (ver tabla), así como añadir una pizca de sal para favorecer el proceso de cocción y resaltar su sabor. Al final de la cocción, deberá haberse evaporado toda el agua. Antes de abrir la olla, dejar reposar 5 minutos.

CEREAL                                   OLLA A PRESIÓN                                          OLLA CONVENCIONAL
                             Proporción cereal:agua    Tiempo de cocción           Proporción cereal:agua    Tiempo de cocción
Arroz                                    1:2                                       40'                              1:2                          50'-60'
Avena                                   1:2                                       50'                              1:3                            1h
Cebada                                 1:2                                       50'                              1:3                             1h
Centeno                                1:4                                       2h                                -                                -
Mijo                                       -                                          -                                1:3                            20'
Quinoa                                   -                                          -                                1:2                         15'-20'
Trigo                                    1:4                                       2h                                 -                               -
Trigo sarraceno                      -                                          -                                1:2                            30'

  
A TENER EN CUENTA
Recordar la importancia de la cocción y masticación a la hora de consumir cereales para poder asimilarlos adecuadamente y evitar flatulencias. Así como, consumirlos en un cantidad adecuada, ya que si abusamos de ellos acidificaremos nuestro organismo.

Como ya he comentado antes, para poder aprovechar toda su energía vital, es necesario consumirlos en forma entera e integral. Ahora bien, hay que tener en cuenta que, los pesticidas utilizados para obtener un mejor rendimiento de las cosechas, acostumbran a acumularse en la cascarilla del cereal. Por lo tanto, si no utilizamos cereales de origen biológico, quizá sería mejor consumirlos descascarillados.

Aquellos cuyo sistema digestivo esté "delicado" o bajo de energía, es más recomendable utilizar cereales semiintegrales hasta que puedan permitirse el consumo de los integrales.

Si estamos ante personas muy debilitadas o deterioradas, siempre es preferible empezar con cremas de cereales integrales tamizadas y progresivamente ir introduciendo el cereal en grano a medida que veamos como mejora su estado de salud.

Ante cualquier problema de salud, es mejor recurrir a un experto para que valore de forma individual las necesidades de cada persona, ya que esto son recomendaciones generales y estándar.





















































sábado, 16 de octubre de 2010

ALGAS (2ª PARTE)

Existen miles de variedades de algas que presentan distintas cualidades según su habitat original (océano Pacífico, Atlántico...), pero tan solo 50 especies son comestibles.

Me centraré en aquellas que, desde mi punto de vista personal y nutricional, tienen mayor relevancia.

Clasificación
Se clasifican en 3 grupos principales en función del color que le confieren sus pigmentos:
1. algas verdes: crecen en aguas generalmente dulces, templadas y frías. Las encontramos a poca profundidad. P.e. lechuga de mar
2. algas pardas: son casi exclusivamente marinas. Crecen en aguas frías y a profundidad media. Son las de mayor tamaño. P.e. cochayuyo
3. algas rojas: son principalmente marinas y crecen en aguas cálidas y profundas. P.e. dulse

Otra forma de clasificarlas es según el tipo de agua en la que habitan:
1. algas saladas. P.e. nori, wakame, kombu...
2. algas dulces. Se consumen en forma de comprimidos, por lo general, y de forma puntual como "alimento-medicamento". P.e. clorella, espirulina y klamath.

Algas de uso más frecuente en la cocina
KOMBU o KELP
Es la más rica en yodo por lo que no se puede consumir alegremente. Es un alga muy mineralizante ya que contiene cantidades importantes de calcio y hierro, así como vitaminas del grupo B y provitamina A.

Por su contenido en ácido glutámico ablanda las fibras de otros vegetales y, por su contenido en ácido algínico, es un gran depurador para nuestros intestinos.

Uso indispensable: cocinar siempre las legumbres con un trozo de kombu para mejorar su digestibilidad.

WAKAME
Alto contenido en calcio. Es la más rica en vitaminas del grupo B.

Activa la circulación y equilibra el sistema nervioso. También ablanda las fibras de los alimentos que se cocinan con ella.

DULSE
Destaca su contenido proteico. Con diferencia, la que aporta más hierro. Elevado contenido en potasio, vitamina C y en algunas vitaminas del grupo B.

Muy útil para combatir la anemia. Efecto diurético.

ARAME
Al igual que la kombu, tiene gran cantidad de yodo. Rica en proteínas, hierro y calcio.

Da elasticidad al sistema cardiovascular. Se usa para tratar la anemia.
HIZIKI
La más rica en calcio. Destaca su aporte en hierro y vitaminas B3, B9 y B12.

Muy interesante para el tratamiento de la osteoporosis, gestantes, niños y veganos.

NORI
Destaca su contenido en proteínas, calcio, hierro, vitamina A, C y del grupo B.

Útil para eliminar depósitos grasos y mejorar la digestibilidad.

AGAR-AGAR
Es rica en minerales, pero no tanto como las anteriores.

Propiedades laxantes y depurativas.

ESPAGUETI DE MAR
Rica en proteínas, hierro y vitamina C.

Efecto diurético por su alto contenido en potasio. Tratamiento de estados anémicos, cansancio, trastornos linfáticos y circulatorios.

COCHAYUYO
Destaca su aporte de proteínas, yodo, calcio, sodio, hierro y fibra.

No es recomendable si se padece de HTA, problemas renales o cardíacos por su alto contenido en sodio.

Muy popular en dietas de adelgazamiento por contener gran cantidad de fibra (capacidad saciante), pero en personas con tendencia a retener líquidos, no es buena idea.


Las algas, a nivel energético, son contractivas (efecto Yang), alcalinizantes y refrescantes.


Lo ideal sería, si nuestro estado de salud lo permite, consumirlas de forma regular en cada comida e ir variando con frecuencia de alga para aprovecharnos de sus distintos beneficios. En caso de querer utilizarlas para equilibrar nuestro organismo, tendríamos que ser más cuidadosos al elegir las variedades a consumir.

martes, 7 de septiembre de 2010

LAS ALGAS (1ª PARTE)

Las algas, aunque nos parezcan un alimento relativamente nuevo, son los vegetales más antiguos que existen, desde un punto de vista evolutivo. Si bien es cierto que los occidentales las hemos introducido en nuestras cocinas hace unos 20 años aproximadamente, ya en la antigüedad, eran de uso habitual en las sociedades costeras orientales (China, Japón y Corea), pero también eran populares entre los aztecas, vikingos, irlandeses...

Generalidades
Son unos vegetales muy concentrados y de fácil asimilación por parte de nuestro organismo. Contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las verduras, entre los que destacan el hierro, calcio, sodio, potasio y yodo. También son fuentes importantes de oligoelementos, indispensables para el buen funcionamiento de nuestras células, así como de nuestro metabolismo y sistema inmunológico, y de vitaminas (A, B, C, D, E y K).

Para los vegetarianos cobran especial importancia a la hora de conformar su dieta diaria ya que son una buena fuente de proteínas y, además de los nutrientes ya mencionados antes, les aportan vitamina B12 en cantidades nada despreciables. Esta vitamina es muy difícil de encontrar fuera del reino animal y, a su vez, es indispensable para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, la formación de glóbulos rojos, el metabolismo de los aminoácidos, crecimiento y regeneración de los tejidos...

Otra gran ventaja de las algas es que son alimentos exentos de colesterol y grasas saturadas, así como de antibióticos, pesticidas y hormonas, cuya presencia, por desgracia, es tan habitual en los productos cárnicos.


Propiedades
- remineralizantes: refuerzan huesos, dientes, pelo y uñas, estados de anemia, osteoporosis...
- estimulan el metabolismo y favorecen el equilibrio de las glándulas endocrinas: regulan funcionamiento del tiroides, mejoran secreción y asimilación de la insulina...
- facilitan la digestión y ayudan a disminuir el peso: tienen efecto saciante y sus mucílagos mejoran función intestinal
- ayudan a eliminar toxinas, purinas y elementos radiactivos
- alcalinizan la sangre, por su alto contenido en minerales
- disminuyen la absorción de metales pesados (plomo, mercurio, cadmio, aluminio...)
- regulan y equilibran los riñones
- incrementan la formación de hemoglobina, por su contenido en clorofila


Consumo recomendado
Por su gran concentración, su consumo tiene que ser moderado, unos 10-15g diarios. Aunque esto es a nivel general y, en determinadas circunstancias (hipertiroidismo, taquicardia, HTA, personas que usan sal yodada...), se debería consultar con un especialista en la materia antes de introducirlas en la dieta.




viernes, 18 de junio de 2010

RADICALES LIBRES, ESTRÉS OXIDATIVO Y ALIMENTACIÓN

¿Qué son los radicales libres?
Los radicales libres son átomos con un electrón desapareado, lo que les hace inestables y por esta razón, “atacan” a otras moléculas para estabilizarse, cediendo o ganando un electrón. Esto convierte a la molécula “atacada” a su vez, en radical libre y así se van produciendo reaccione en cadena en nuestro organismo. A estas reacciones químicas se las llama oxidación y al daño que ocasionan en los tejidos, stress oxidativo.

¿Cómo se producen?
Los radicales libres se producen como consecuencia de nuestro propio metabolismo, pero también por: mala alimentación, estrés físico, desequilibrio emocional, tabaquismo, exposición a la contaminación ambiental, por radiaciones externas, por fármacos, por enfermedades… y nuestro organismo los neutraliza mediante 3 enzimas: superóxido dismutasa, catalasa y glutatión peroxidasa.

Cuando se produce un desequilibrio entre los sistemas oxidativos y los mecanismos antioxidantes, a favor de los primeros, se generan grandes cantidades de radicales libres o disminuye la velocidad de neutralización de éstos, cosa que provoca el estrés oxidativo. Hoy en día, la mayor parte de enfermedades graves o degenerativas (obesidad, ateroesclerosis, diabetes, trastornos neurodegenerativos y cáncer), se relacionan con la cronicidad del estrés oxidativo.

Factores que influyen en el mantenimiento del equilibrio de nuestro organismo
- Dieta: sin excesos y rica en antioxidantes (frutas, verduras, cereales, aceite de oliva…). Reducir carne y grasas saturadas.
- Ejercicio: actividad física moderada diaria.
- Hábitos saludables: dejar de fumar, beber con moderación y dormir bien.
- Estado emocional: optimismo, motivación, alegría, relajación…

Relación entre dieta y radicales libres
Las sustancias antioxidantes, se encuentran de forma natural en los alimentos, y su principal función es bloquear el efecto perjudicial de los radicales libres sobre el organismo.

Lo mejor es seguir una dieta compuesta por alimentos frescos y de temporada. Hay que en cuenta que la manipulación, pelado o troceado y la forma de cocinar los alimentos frescos puede provocar una pérdida de vitaminas y minerales de entre 25-60%.

Es de fundamental importancia que nuestra alimentación diaria contenga varios tipos de antioxidantes o, si fuese preciso, tomar suplementos de alta calidad que los contengan antes de que sea demasiado tarde para nuestra salud.

Principales nutrientes antioxidantes y sus fuentes
- Vitamina C: frutas y verduras frescas y crudas (grosellas, kiwi, cítricos, fresas, pimientos, perejil, coliflor, col rizada…)
- Vitamina E: aceite de oliva, aceites de semillas, frutos secos, vegetales de hoja verde, germen de trigo, lechuga, alfalfa…
- Betacaroteno: frutas y verduras de color verde o rojo-anaranjado-amarillento (albaricoques, cerezas, melón, melocotón, calabazas, zanahorias o espinacas).
- Zinc: carnes, vísceras, pescados, huevos, legumbres y cereales completos.
- Selenio: carnes, pescados, mariscos, cereales, huevos, frutas y verduras.
- Flavonoides: familia de las coles, verduras de hoja verde, frutas rojas y moradas y cítricos.
- Isoflavonas: soja, tofu y tempeh.
- Luteína: espinacas, acelgas, aguacates, brócoli, maíz y yema de huevo.





martes, 13 de abril de 2010

EL HÍGADO Y LA PRIMAVERA

El hígado, situado en el hipocondrio derecho, es el órgano interno más grande del cuerpo. Realiza multitud de funciones vitales para nuestro organismo: elimina las sustancias tóxicas a través de la bilis, produce colesterol (parte esencial de todas las membranas celulares), interviene en la formación de diversas hormonas...

La Medicina Tradicional China observa al órgano más allá de sus aspectos anatomofisiológicos. Lo considera un complejo sistema interactivo, dependiente de las aferencias externas e internas y a la vez, determinante de las mismas, en la mayoría de los casos.

Así, el hígado rige los tendones, se abre al exterior a través de los ojos y se manifiesta en las uñas. Su estación es la primavera, su elemento la madera, su color el cian, su sabor el ácido, su emoción la cólera y su movimiento es expansivo.

Funciones principales
- permeabilizar y desobstruir los ductos para que pueda fluir, difundir y distribuir el Qi; la pérdida de esta función se expresa frecuentemente como alteraciones psicoafectivas y/o alteraciones digestivas
- almacenar la sangre; se refiere a la regulación del volumen sanguíneo circulante según la necesidades de cada momento

El hígado es el órgano que más rápidamente se altera, bien sea por causas internas o externas, pero también el que se recupera con mayor facilidad. El bloqueo emocional suele ser muy frecuente, aunque los malos hábitos alimenticios le van a la zaga. Algunos de los síntomas más habituales son: nauseas, digestiones pesadas y lentas, hinchazón abdominal (sobre todo por la tarde), cefalea o migraña temporofrontal...

Como ya he mencionado antes, la primavera es la estación por excelencia de hígado, por lo que es un buen momento para depurarlo y tonificarlo, tanto si se tienen síntomas como si no, ya que es un órgano muy sensible y prácticamente todos lo vamos sobrecargando durante el año.

Consejos dietéticos generales
- toma todos los días una infusión de planta amarga al levantarte (cardo mariano, boldo, alcachofera, fumaria...)
- desayuna:
* un vaso de licuado de zanahoria, apio y manzana (sin azúcar)
* cereales en grano muy cocidos con 1 cucharada de sésamo ligeramente tostado y 1 cucharada de alga nori tostada en copos (se puede añadir "leche" de arroz, quinoa, kamut... y endulzar con melaza de arroz, de cebada o concentrado de zumo de manzana)
- empieza la comida con 1 cucharada de algún germinado (alfalfa, rabanitos...) y otra de un alimento fermentado sin vinagre (chucrut, olivas...)
- elimina de tu dieta:  carnes, huevos, lácteos, azúcares, bollería, pan, exceso de sal, conservas, café, té negro y alcohol al menos durante un mes
- utiliza legumbres, tofu, seitán, tempeh, pescado como aporte de proteínas
- cereales más recomendados: cebada, arroz integral de grano largo, quinoa y mijo
- verduras más recomendadas: nabo, remolacha, rabanitos, alcachofas, espárragos trigueros...
- añade algunas setas a tus platos: champiñones, shitake...

Recuerda que cenar temprano y dormir bien es tan importante como alimentarse correctamente.

miércoles, 7 de abril de 2010

NATUROPATÍA: LA MEDICINA DEL TERRENO

El concepto de terreno tiene 2 acepciones distintas:
1- predisposición hereditaria a padecer determinados tipos de enfermedades; concepto utilizado en homeopatía o iridología.
2- lugar donde se desarrolla la enfermedad, que puede ser:
* INTERNO: Lugar anatómico o problemas psicosomáticos, mala gestión de las emociones...
* EXTERNO: Ecosistema donde vivimos.


Los terrenos más conocidos en Medicina Natural son los tipos constitucionales de la homeopatía:
I- CARBONICO ("Sancho Panza"): Brevilíneo, ancho, de cabeza más ancha que larga, de dientes amplios y regulares, hipertonicidad muscular con tendencia a la rigidez. Tendencia a obesidad y a enfermedades relacionadas (DM, HTA...). Niños rollizos, predispuestos a trastornos cutáneos, retraso en motricidad. Suplen con voluntad lo que les falta de agudeza.


II- FOSFORICO ("Don Quijote"): Esbelto, longilíneo. Predominio de la frente más ancha. Dientes más largos que anchos. Tendencia al adelgazamiento. Laxitud articular. Predisposición a enfermedades como neumotórax espontáneo, enfermedades vasculares, problemas emocionales. Inconstantes. Infecc. respiratorias de repetición.


III- FLUORICO ("Rosi de Palma"): Constitución asimétrica, dientes irregulares en forma y reparto, cifosis, lordosis, laxitud ligamentosa, problemas venosos. Comportamiento paradójico (opuesto a lo que piensa).


IV- SULFURICO ("díscolo"): Normolíneo, proporcionado. Tendencia a padecer trastornos alérgicos. Carácter desinhibido. Tendencia a reacciones coléricas, comportamiento sexual excitable o hiperexcitable. Tendencia a abusar del alcohol, de la comida. No se comprometen.


V- Tipos mixtos.


Estas constituciones pueden desembocar en determinadas tendencias mórbidas, llamadas diátesis homeopáticas.


La salud depende de unos hábitos personales y de unos condicionamientos sociales saludables. Mantener un terreno armonioso es una cuestión de responsabilidad individual. Hay tres principios que facilitan el mantenimiento de la salud: actitud mental positiva, dieta sana y ejercicio.